jueves, 4 de octubre de 2012

[Editorial TDC] Mobile Learning: buscando señal


Por Alan Alvarado Silva

Director Tecnologías del Conocimiento Latinoamérica


Mobile Learning (o también conocido como mLearning), es, resumiendo, una estrategia de enseñanza y aprendizaje que se basa en el uso de dispositivos móviles como celulares y smartphones.

Para comenzar y generar un contexto para el desarrollo de este artículo, presentamos un gráfico obtenido de un artículo de finales del 2010[1]. Tómense un segundo y procésenlo.




Sí, efectivamente, esta es la distribución. Hay más iniciativas de mLearning en continentes más pobres. La explicación es sencilla: hay 5.000.000.000 de celulares dispersos por el mundo, con lo que se consolida como el medio de comunicación y acceso a información, más democrático del planeta. Por supuesto, más que el acceso a internet a través de PC o un portátil.

No es de extrañar, entonces, que sea pensado como un medio para educar, particularmente en lugares donde la desigualdad, las dificultades de acceso a una computadora, o la poca alfabetización digital complejizan o imposibilitan el acceso a la educación.

Sin embargo, nuestro enfoque no es académico, sino dirigido para un entorno corporativo, y ¿qué nos dice esta información? Que es el medio más extendido y sencillo para generar iniciativas de entrenamiento. La siguiente tabla, extraída del mismo artículo, nos presenta la distribución de recursos según plataforma:


 En esta figura: 
  • Low end se refiere a los equipos de gama baja, que soportan básicamente texto, voz, e imágenes de forma restringida, y trabajan como máximo sobre la red estándar GPRS.
  • Feature: ser refiere a los teléfonos de gama media, que si bien soportan distintos tipos de conectividad están limitados en los recursos de trabajo, como soporte a flash o navegación web avanzada y aplicaciones complejas.
  • Smart: se refiere a los Smartphone que soportan la gama más amplia de conectividad y aplicaciones.
Ahora, en cuanto a la distribución de estos equipos, la mayor parte de ellos son de gama baja, seguidos por los de gama intermedia, y los Smartphone todavía en un lugar minoritario, se espera que para el 2014 se tenga una penetración del 17% de Smartphone en el mercado mundial. Probablemente en un entorno corporativo esta proporción es mucho más alta, pero considerando toda la pirámide de la organización, los teléfonos de gama media seguirán siendo mayoría por algunos años más.

Ahora bien, toda esta información nos plantea es un desafío. Y como dice el título, el mLearning está aún buscando señal, ya que asumiendo que los elementos básicos como conectividad y alfabetización básica existen, requiere al menos del desarrollo de los siguientes elementos:

  • Desarrollo de plataformas: se requieren LMS (Learning Mangement System) transversales, con alta interoperabilidad, que permitan administrar acciones de formación que puedan ser utilizadas en diferentes plataformas y equipos.
  • Desarrollo de herramientas de autoría[2]: que permitan interoperabilidad de los objetos de aprendizaje, ya hay algunos avances en ello, debido, básicamente, a las redes sociales y juegos, pero es necesario focalizarlas en el tipo de desarrollos que se requieren para mLearning.
  • Desarrollo de estrategias de formación adecuadas a medios complejos como los celulares: Este es uno de los temas más difíciles de abordar, no es mucha la gente que sepa de formación en las empresas que compran e-learning, y en las consultoras aún falta darle más importancia a los componentes educativos de la experiencia e-learning. Estas deficiencias se pueden acentuar con entornos que mezclan diversas plataformas y recursos, y por tanto desafían los marcos regulares de la formación.
  • Un cambio en los enfoques corporativos de la formación: la integración de un elemento tan dinámico como el mLearning requiere ver el ítem capacitación, como la suma de diversas estrategias coordinadas por un modelo de aprendizaje corporativo, mallas flexibles de puestos de trabajo, y una visión desprejuiciada de lo que los colaboradores de los diferentes niveles de la pirámide pueden hacer.

Y ¿qué es lo que podemos esperar?, bueno con un par de ejemplos se puede graficar:

  • Imaginen que son un vendedor, puede ser el caso de un vendedor de maquinaria, un visitador médico, venta de seguros, un distribuidor de alimentos a pequeñas bodegas, una vendedora de productos de belleza, etc., y al encontrarme con un nuevo cliente, me encuentro con una objeción, una resistencia nueva a la compra, o con un argumento desconocido. Resulta que estamos participando de un programa de ventas, que enfatiza el tema de manejo de objeciones. Entonces como este programa es virtual y utiliza mLearning, al terminar mi entrevista subo esta nueva objeción al curso, y queda disponible para ser comentada, analizada, discutida y resuelta, por todo mi grupo de compañeros/as y tutores/as. Esta información crucial ya no queda perdida en el anecdotario de los pasillos, ni diluida por el tiempo y las preocupaciones de todos los días.
  • Otro ejemplo, el clásico curso de manejo de proyectos, largo, complicado, denso y además habitualmente desligado del día a día de quienes lo toman. En este caso, nuestro alumno virtual puede recibir, de su tutor, a través de su celular, tips, preguntas, pequeños textos y propuestas de cambio que alimentan y retroalimentan el trabajo del día a día, responderlos online, y mantener la atención en dos lugares: por un lado, la teoría que se me entrega en seminarios o espacios más formales; y por otro, la contingencia que es la que requiere ser leída a través de esta teoría, pero que habitualmente al desconectarnos del curso, o salir de la sala nos deja.

Entonces, ¿qué podemos esperar? Lo que seamos capaces de imaginar, construir, coordinar con herramientas tan versátiles como nuestros queridos y a veces no tan queridos celulares.




[1] mLearning:A Platform for Educational Opportunities at the Base of the Pyramid” , noviembre 2010, disponible en http://www.ictworks.org/news/2011/04/04/mlearning-platform-educational-opportunities-base-pyramid
[2] Como herramientas de autoría se conoce en el ambiente e-learning a herramientas que permiten a un profesional, sin conocimientos de programas de desarrollo como flash o editores html, construir objetos de aprendizaje a través de tutoriales y herramientas que pueden ser montadas en diferentes plataformas de aprendizaje de forma sencilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada