jueves, 11 de octubre de 2012

[Mundo e-learning] Tablet Learning: distinciones y reflexiones


Desde su aparición, las tablets han sido responsables de un fenómeno exitoso, creando una nueva categoría en el sector, relegando a otras (como PCs o laptops) y ocupando una participación de mercado bastante significativa (en lo que va del 2012, el número de tablets vendidas asciende a 25 millones de unidades aproximadamente). Además, por sus características y ventajas, se convirtieron en una herramienta importante y productiva para usuarios de distintas áreas y rubros corporativos. El e-learning no fue ajeno a ello y, a pesar de que en un inicio el panorama no era el mejor, la adopción de estos sistemas derivo en una rama del mismo que hoy es conocido como Tablet Learning.

Por lo tanto, es importante clarificar el escenario en el que se viene desarrollando este concepto y hacer algunas distinciones, en especial, con mLearning.

Tablet Learning  y mLearning: dos cosas distintas

Si bien las tablets son aparatos móviles, clasificarlos como mLearning, es ignorar todo el potencial que tiene uno de los dispositivos tecnológicos más sorprendentes y revolucionarios en los últimos tiempos. Este tema ha sido debatido en un número amplio y diversos de foros, donde la pregunta era si el e-learning en tablets es o no mLearning. Ante esto, han sido muchas las opiniones, pero aquí destacamos dos: la de R J Jacquez y Clark Quinn.


El primero, quien es analista y consultor en e-learning y mLearning, ante la disyuntiva presentada, sostiene lo siguiente:

“La mejor manera de responder a esta pregunta sería decir que sí, después de todo, el iPad, así como cualquier otra tablet, son dispositivos móviles y mLearning es, sobre todo, acerca de los dispositivos móviles.

Sin embargo, creo que esta sería una forma mezquina de ver la era más asombrosa de la computación en la historia, que se manifiesta y experimentamos a través de las tablets”

Por su parte, Clark Quinn, director de Quiinovation y un referente en cuanto a estrategias de tecnologías del aprendizaje corporativas, afirma:

“No, no es mLearning. Si su solución móvil no puede hacer algo diferente debido al espacio o tiempo , si no está haciendo algo único para y con el contexto, entonces no es mLearning. El uso de una tablet como un ordenador portátil no es mLearning. Si usted lo está utilizando para resolver los problemas de su localidad, para acceder a la información que necesita aquí y ahora, es móvil, ya sea de bolsillo o no. Eso es lo que mLearning es, funcionabilidad y aumento del aprendizaje contextualizado, no se trata solamente de la comodidad para acceder a la información”

Queda evidenciado, a partir de lo visto y estos dos testimonios, que no podemos unificar Tablet Learning y mLearning en un solo concepto, pues significaría disminuir los alcances de uno u otro. La mayor diferencia radicará, entonces, en el contexto y el propósito formativo para el que sean utilizados. Con todo, tampoco es correcto desligarlos, pues la tendencia apunta a que el Tablet Learning sea el eslabón entre e-learning y mLearning, creando el escenario para que el primero se pueda aplicar y desarrollar de manera idónea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada